Un árbol centenario da la bienvenida a los visitantes que llegan a Can Alemany. También nosotros, os dejamos las puertas abiertas para que nos vengáis a visitar. Can Alemany es el espacio idóneo para perderse, desconectar, soñar y relajarse.

Historia de Can Alemany

Can Alemany es restaurada y rehabilitada con la voluntad de no perder un legado importante para el pueblo.

Can Alemany, conocido antes del siglo XIX como Mas Salamones, es uno de caseríos más antiguos del pueblo de Santa Margarida de Montbui. Durante el siglo XVII y XVIII, la expansión del cultivo de trigo, y sobre todo de la viña, hizo que todas las fincas de Montbui fueran importantes productores y por tanto, enriquecieran su patrimonio.

Después de unos años de cierto abandono, en 2014, Can Alemany es restaurada y reformada con la aspiración de contribuir a un turismo más sostenible, una economía cada vez más verde y con la voluntad de no perder un legado importante para el pueblo.

Un proyecto familiar

En el año 2014 nace el proyecto de Can Alemany con la voluntad de preservar unos espacios rurales muy importantes para la comarca. La antigua masía se ha reformado siguiendo criterios de arquitectura bioclimática, las instalaciones son de bajo consumo y hemos invertido en la geotermia para conseguir un edificio altamente sostenible.

Esta gran masía rodeada de naturaleza quiere ser un espacio de acogida de calidad para todos aquellos que busquen desconectar de su día a día, romper con el ritmo frenético del mundo actual y disfrutar del bienestar rural.

Queremos que para nuestros huéspedes, Can Alemany sea, por un tiempo, su casa y ofrecerles la oportunidad de conocer nuestra rica cultura catalana.

Un edificio altamente sostenible gracias al uso de materiales de la zona y energías renovables.

La familia

Una apuesta en la que ha creído desde el principio y donde ha quedado reflejado su espíritu inquieto.

Joan es un empresario catalán, inconformista nato que intenta alejarse siempre de todo lo convencional y un apasionado de los nuevos retos. Entre sus nuevos retos está Can Alemany, una apuesta en la que ha creído desde el principio y donde ha quedado reflejado su espíritu inquieto.

Elisabet es diseñadora de profesión y una artesana enamorada de los detalles, la decoración y el buen gusto. Ha conseguido impregnar Can Alemany de ese distintivo tanto único y tanto suyo.

De sus 6 hijos, en Can Alemany seguramente encontraréis siempre a Cristina que, siendo hija de un emprendedor y una ilustradora, aporta esa vertiente más administrativa, organizativa y comercial.

'